Loading...

CARNE BIEN HERVIDA POR FAVOR! Una Infección Producida en el cerebro se vuelve Gusano y Traspasa la Cabeza.




Pegados a los barcos, unos parásitos que provocan una infección en la que lombrices invaden el cerebro humano podrían haber llegado a Hawaii. La enfermedad se llama angiostrongiliasis y está causada por el denominado como "gusano pulmonar de las ratas". De solo dos casos documentados en la isla en la última década, en los últimos tres meses se han confirmado hasta seis diagnósticos.


Aparecida por primera vez en Taiwán en 1944, los expertos sostienen que los brotes de la enfermedad en diferentes partes del mundo se deben a la globalización y al creciente cambio climático.


"Es una infección por gusanos introducida en Norteamérica a través de la globalización", aseguraba el virólogo Peter Hotez, de la Escuela de Medicina de Baylor, a The Atlantic.


La angiostrongiliasis es cuanto menos desagradable. Se propaga cuando las ratas portadoras del parásito defecan larvas de gusano que pueden recoger y contagiarse otros animales como caracoles, babosas, gambas de agua dulce o ranas. Si los humanos consumen cualquiera de estos animales o comen frutas o verduras crudas contaminadas por ellos, pueden infectarse.


Normalmente, la mayoría de enfermos se recuperan sin graves problemas. Sin embargo, en algunos casos el gusano se mueve hacia el cerebro y puede causar meningitis. Los síntomas incluyen temblores, inflamación y dolor, mucho dolor.



"Los parásitos se estaban moviendo por mi cerebro", declaraba al Honolulu Civil Beat Tricia Mynar, una profesora de preescolar, quien cree que se contagió en Big Island. "Era como si alguien de repente hubiera cogido una aguja y la hubiera introducido por la parte superior de mi cabeza. Luego, la hubiera empujado por debajo de mi oído izquierdo, por mi sien y por detrás de mi ojo derecho".


La diferencia es que en vez de una aguja, era una lombriz.

Además de que las ratas portadoras estén viajando en buques de carga o que babosas peguen en las embarcaciones llegados de Asia, el cambio climático estaría ayudando al parásito a sobrevivir en hábitats que antes no eran adecuados, como está pasando en Oklahoma. Las infecciones se vuelven globales en un planeta que cada vez hierve más.
Loading...

Share this:

Disqus Comments