Loading...

OPINION: Precandidatos sin agenda


POR ISMAEL BATISTA
Articulo enviado a ECOS DEL SUR.

Antes del presidente Danilo Medina cumplir un año al frente del gobierno, en el país se inició una campaña electoral prematura o a destiempo.  La misma arrancó en la filas del gobernante Partido de la Liberación Dominicana, extendiéndose al principal partido de oposición el Revolucionario Dominicano. Como se estila, los precandidatos presidenciales no presentan ni siquiera indicios de lo que sería un programa de gobierno.

Estos aspirantes presidenciales, inoportunos, moviéndose a todo lo largo y ancho del territorio nacional, convierten los lugares de sus discursos en circos de mal gusto, se comportan como si en la republica que aspiran gobernar es una maravilla de país de luces y colores exenta de cuestiones por resolver.

Carecen de programas o agenda de gobierno o de formulas para afrontar los escollo que limitan a ese pueblo, que ellos engalanan con palabras, para alcanzar el bienestar social, como es el caso del pago de la deuda pública, que por su magnitud, impacta negativamente en la disponibilidad de recursos para el gobierno implementar de políticas sociales y de desarrollo que necesita país. Es secuencial, una interrogante a los precandidatos presidenciales ¿Porque no agendar propuestas que tengan que ver con el cese del endeudamiento externo y el pago de la deuda pública?.

En ese sentido, la expresiones del presidente Danilo Medina debe alertarlos, que refiriéndose a las limitaciones presupuestarias de su gobierno, que le impiden en gran medida la implementación de políticas de inversiones en la proporción deseada, cuando preocupado dice:"No hay recursos para resolver los problemas que tiene el país, porque el presupuesto nacional se consume en lo reglones pago de la deuda pública, en educación, en nominas estatal y en el subsidio eléctrico". Expresiones del presidente preocupado por las exigencias que demandan las circunstancias, sin poder hacer mucho mas.

Es por eso que el cese del endeudamiento externo y la formulación de una política de pago de la deuda pública debe ser una consigna nacional, como en su momento lo fue el 4% para la educación preuniversitaria. Será una ardua labor con la intervención destacada de los agentes económico y de todos los sectores organizados de la sociedad en general, regenteados por un nuevo equipo económico del gobierno.

Es conocido por todos, que el gobierno se ha visto en la obligación de recurrir a prestamos y a la colocación de bonos soberano en el mercado internacional para cumplir con varios partidas presupuestaria consignada en la ley de gastos públicos. Política económica, que no debe continuar porque de proseguir el país se encamina en términos económicos a un callejón sin salida de consecuencias impredecibles.

A la carencia de disponibilidad de recursos para cumplir con los actuales compromisos fiscales, hay que agregarle las demandas in crescendo de la sociedad que clama por más recursos para salud, por medio de los cuales se mejoraran las condiciones de los hospitales, se disminuirá la mortalidad materno infantil y se combatirán las enfermedades transmisibles. Así como también la falta de medios económicos para aumentar la inversión de capitales en la pequeña y mediana para aumentar la producción, las exportaciones, la generación de riqueza y la creación de empleos.

 El pago de la deuda externa y la implementación de las políticas de tal dimensión impactara positivamente reducción de la violencia y la delincuencia social, en la reducción de los accidentes de tránsito o vehicular, adecuación de los servicios públicos, y cumpliremos con algunos de los objetivos de milenio. En adicción, el grueso de los déficits fiscales y las políticas de ajustes fondo monetarista será cosa del pasado.

Ahora bien, de resultar alguien de los precandidatos presidenciales ganador de las elecciones del 2016 ¿Seria capaz de insertar los mencionados postulados de tal magnitud en el programa de gobierno que ejecutaría? También cabe la interrogante en referente para los ex presidentes.
La interrogante esta en el aire, como diría un locutor de la ondas hertziana.

Finalmente, los dejos con la creencia de que no es necesario ser graduado en ciencias económicas o políticas para percibir el gobierno que ejecuta el presidente Danilo Medina.



Fuente original: OPINION: Precandidatos sin agenda.
Loading...

Share this:

Disqus Comments