Te sorprenderá lo que OCURRE al poner 4 palillos en esta semilla de Aguacate!!! Wow!!!

Anuncio:
Para germinar nuestro hueso de aguacate es importante que lo mantengamos en un lugar donde reciba luz y calor.

Si las temperaturas son inferiores a 7 ºC deberemos conservar la planta en el interior

En la actualidad, el aguacate se valora como uno de los alimentos más deliciosos y completos desde el punto de vista nutricional.
 Aunque durante muchos años fue excluido de la dieta porque se pensaba que engordaba, ahora la mayoría prefieren consumirlo porque se ha demostrado que ocurre todo lo contrario.  Su alto contenido de proteínas, ácidos grasos esenciales y compuestos antioxidantes apoyan todos los planes de alimentación y contribuyen a reducir medidas de forma saludable.
Además, es bueno para cuidar la salud cardíaca, potenciar la belleza de la piel y prevenir varios tipos de enfermedades.

 El cultivo de su árbol se da principalmente en América Central y América del Sur, pero se ha extendido a otros muchos rincones del mundo para atender la demanda que hay en el mercado.
 Lo que muchos desconocen es que, a partir de su semilla, este se puede germinar en casa con unos sencillos trucos.

 A continuación vamos a compartir un método muy interesante que de seguro querrás probar tu misma. ¡No te lo pierdas! Cómo germinar un árbol de aguacate desde su hueso

El hueso o semilla del aguacate suele ser la parte que todos tiramos a la basura cuando ingerimos su exquisita pulpa. No obstante, está demostrado que en esta se concentran importantes propiedades, ya que es la que alberga el 70% de los aminoácidos totales de todo el fruto, además de contener flavonoides, sustancias antioxidantes y fibra.                     Debido a esto, no es extraño que muchos ya la estén usando para elaborar varios tipos de remedios naturales, y también como base para germinar su propio árbol. Como muchos están interesados en darle este último fin, hemos querido compartir los pasos para hacerlo muy fácil en casa.

 Vas a necesitar

1 semilla de aguacate
1 vaso de agua (200 ml)
 4 palillos largos
 1 maceta

Paso 1

Para empezar, tendrás que remover el hueso del aguacate y, sin cortarlo, lavar bien todo el residuo de la pulpa que queda en sus alrededores. Una buena opción es sumergirlo durante unos minutos, aunque se debe tener cuidado porque no se le puede quitar la parte de color café.

 Paso 2

Lo que haremos a continuación será ubicar la parte de arriba y de debajo de la semilla, ya que por la parte de abajo saldrán las raíces y por la de arriba los tallos. Ten en cuenta que la parte superior es un poco puntiaguda.
 Paso 3          

Toma los cuatro palillos largos e insértalos en la semilla, de tal modo que te permita sostenerla en un vaso con agua. Aquí tendrás que verificar que quede sumergida la parte inferior del hueso.

 Paso 4

El vaso de agua debe ser traslúcido para poder vigilar el crecimiento de las raíces y así saber cuándo es hora de cambiar el agua. Lo ideal es hacerlo cada 5 o 7 días, o un poco antes si se nota sucia.

 Paso 5                        

Más o menos entre las 2 y 4 semanas posteriores, se empezarán a notar los primeros cambios en la semilla. A las 8 semanas aparecerán los primeros brotes. La parte superior se secará por completo y aparecerá una grieta. En la parte inferior se notarán las raíces, las cuales deben conservarse siempre en suficiente agua fresca.

 Paso 6

Para que la planta se anime a crecer de forma saludable, corta el tallo cuando haya crecido entre 17 y 20 centímetros. Con que lo reduzcas a unos 9 centímetros será suficiente para obtener este efecto.


Paso 7

Cuando el tallo vuelva a alcanzar los 20 centímetros de largo se debe trasplantar a una maceta para que continúe su proceso de crecimiento. Recuerda dejar la mitad del hueso descubierta para que este no se afecte.

                           Paso 8
                                        El árbol de aguacate requiere de buen sol, por lo que lo más conveniente es ponerlo en un espacio donde reciba su luz y calor. Riégala de forma frecuente, ya que su tierra debe conservar ligeramente húmeda. Si notas que las hojas empiezan a lucir amarillas, déjala de regar un par de días.
 En época de verano podrás mantener esta planta en el jardín para que se beneficie del clima.

Si en invierno la temperatura es inferior a 7 ºC, ponla en el interior de la casa.

 Te recomendamos poner a germinar varias semillas ya que para que dé fruto requerirás al menos dos para su polinización.
 Es primordial ser muy pacientes porque este proceso requiere de mucho tiempo, dedicación  
y cuidados.

Toma los cuatro palillos largos e insértalos en la semilla, de tal modo que te permita sostenerla en un vaso con agua. Aquí tendrás que verificar que quede sumergida la parte inferior del hueso.

 Paso 4

El vaso de agua debe ser traslúcido para poder vigilar el crecimiento de las raíces y así saber cuándo es hora de cambiar el agua. Lo ideal es hacerlo cada 5 o 7 días, o un poco antes si se nota sucia.

 Paso 5

Comparte y dale Me gusta si te Gusta la Nota.

Te Recomendamos

Loading...
Desplaze el menu hacia la Izquierda. -->