martes, 1 de marzo de 2016

Esta mujer no tiene idea de lo que descubrió el ginecólogo con ella ¡Oh, Dios mío!


La verdad es que cuando andamos de prisa tenemos que estar pendiente de lo que hacemos, ya que por la rapidez y el apuro en el que andamos podemos hacer cosas que nos causen mucha vergüenza.


Hay un dicho que dice: vístame, despacio que tengo prisa.
La historia que le traemos a continuación está narrada en primera persona,  y dice así:

A las 9:30 am tenía mi consulta anual de ginecólogo, me encontraba preparando el desayuno de los niños cuando una hora antes de la cita, recibo la llamada de la secretaria del médico quien me anunciaba que la cita se había adelantado media hora antes, la chica me indico que si la aceptaría y le respondí que sí.

Contaba con solo 20 minutos para llegar a la clínica, entonces me metí al baño para alistarme, como no me dio tiempo de ducharme me lave en el bidel me seque con una toallita que estaba encima de la bañera y salí corriendo a la habitación a vestirme, no suelo hacer eso, pero tenía prisa,  y lance la toalla en la cesta de la ropa sucia. Tome el auto y me di prisa para llegar al consultorio, llegando la secretaria me indica que pasara directo con el médico.

Me quite la ropa y pase, me acosté en la camilla, ya calmada un poco decido comentarle al ginecólogo lo que me ocurrió para llegar a la cita médica.
Cuando de pronto el médico que me estaba examinando mis partes intimas me dijo… ¡Caramba! Vino usted muy arreglada hoy…

La verdad no supe a que se refería y no le respondí nada.
Al salir del médico retire a mi hija en la escuela y nos fuimos a casa, mi hija entra al baño y me grita desde dentro. Mamá ¿Dónde está la toalla que estaba en el borde de la bañera? Le respondí está en la cesta de la ropa sucia,  toma otra toalla.  Ella inmediatamente respondió:  No, quiero esa mamá allí tenía guardadas mis estrellitas con brillantina…

Inmediatamente exprese… jamás iré nuevamente a ese ginecólogo.
Por eso el refrán del principio… vísteme, despacio, que tengo prisa.

Te Recomendamos

Esta mujer no tiene idea de lo que descubrió el ginecólogo con ella ¡Oh, Dios mío!
4/ 5
Oleh